¿Cómo cuidar a un cachorro recién nacido?


Cuidar de un cachorro recién nacido es una tarea muy bonita pero requiere dedicación y tiempo, no hay que olvidar que la perra está casi el 100% del tiempo con ellos los primeros días de vida, pero hay veces que la perra rechaza a los cachorros, la madre tiene algún problema de salud y no puede alimentarlos o el cachorro ha sido abandonado y tenemos que ayudarlo a sobrevivir.

Antes de pasar a la alimentación debemos ofrecerle al cachorro:

  • 1 entorno estable y tranquilo, lo ideal sería una cesta o algo pequeño y resguardado (como si fuera una madriguera).
  • Mantener su temperatura entre 20-22ºC, tan pequeños no pueden regularla ellos mismos (usar foco de calor o manta eléctrica cubierta, evitando que se quemen).

¿Cómo alimentarlos?

Por otro lado, la alimentación va a ser muy importante, ahora no está su madre para hacerlo y la leche materna es única en nutrientes para el cachorro, por lo que debemos ofrecer un alimento lo más parecido posible a esta leche.

Durante las primeras horas mamando, lo que toman los cachorros es el calostro, puede que en algunos casos esto no haya sido posible y debamos dar directamente leche pero la leche de vaca entera solo tiene la mitad de aporte de nutrientes que la propia leche de la perra, por tanto no podemos darla como única opción.

Tenemos 2 opciones principalmene:

  • Usar leche maternizada especifica para cachorros. Esta leche contiene los nutrientes y calorías necesarias para el cachorro y te indica las cantidades que se debe utilizar, las veces al día, y como ir variando con el peso y los días de vida del cachorro.
  • Leche maternizada casera: como la leche entera de vaca se queda corta en nutrientes, debemos completarla de la siguiente manera: 250 ml de leche entera, 250 ml de agua, 2 yemas de huevo y 1 cucharada de aceite vegetal. Calentar la dosis antes de ofrecer al perro, sin que llegue a quemar.

Una vez tenemos la leche, los cachorros de menos de 15 días, es decir, con los ojitos cerrados, tienen que ser alimentados cada 3 horas, y la dosis sería de unos 10 ml de leche por cada 100 gramos de peso del cachorro/al día. Al principio el cachorro deberá ir aumentando de peso a razón de 10% de su peso más cada día.

Según vaya creciendo y pasando las semanas, la dosis se irá aumentando, hasta 15-20 ml, lo importante es que cada día nuestro cachorro coja peso y mantener el número de tomas al día, hasta las 3-4 semanas que se irá espaciando las horas entre ellas a 4-5h. Si compráis un bote comercial de esta leche para cachorros, os explicarán perfectamente la dosificación.

A partir de las 4 semanas vamos a comenzar con el destete del cachorro e iremos introduciendo alimento húmedo poco a poco y disminuyendo la cantidad de leche.

Otros cuidados

Pero la alimentación no es lo único que debemos de tener en cuenta, es importante también los biberones, si hay varios cachorros intentaremos tener uno para cada perro, por si hay infección en alguno, que no se transmita a otros.

Vigilar que no haya atragantamiento, es decir, que no salga leche por nariz, porque hay peligro de neumonía por aspiración, debemos tener cuidado y alimentar al cachorro poco a poco, si aún así esto ocurre, es urgente acudir a consulta.

Siempre, después de comer, hay que estimularlos para que defequen y orinen: con una gasa húmeda frotaremos enérgicamente el ano y genitales hasta que defequen y orinen, esto es muy importante porque ellos solo no pueden todavía.

A partir de las 6-8 semanas de vida se empezará con el plan vacunal, hasta que no se complete no podremos sacar al cachorro a la calle, salvo en brazos.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *