Embarazo psicológico en perras


¿Por qué aparece?

Esta alteración hormonal afecta a muchas perras, siendo una herencia de su antepasado, el lobo. En el caso de los lobos, la pseudogestación sí que tenía una función que era la de asegurar la supervivencia de los cachorros, así las lobas tenían los mismos cambios que la hembra que había parido y podían alimentar a sus cachorros si ésta no podía.

Este proceso lo causa la progesterona y aparece entre las 6-8 semanas tras el estro de la perra, en el período en el que debería haber parido en el caso de haber habido embarazo.

Síntomas de pseudogestación

Como los síntomas son muy similares a la hembra en gestación, es necesario descartar que realmente esté embarazada, sobre todo si creemos que ha podido haber monta con un macho:

  • Aumento del tamaño abdominal y mamas.
  • Aumento de peso.
  • Leche en mamas.
  • Pérdida de apetito.
  • Depresión.
  • Se esconde por la casa.
  • Preparación del nido.
  • Adopción de objetos como juguetes.
  • Cansancio.
  • Cambios de comportamiento (nerviosismo y ansiedad, lloriqueos, aullidos, quejidos).
  • Agresividad.
  • Vómitos y diarreas.
  • Mastitis (inflamación de la glándula mamaria).

¿Cómo podemos ayudar a la perra?

Después del celo vamos a observar a la perra para detectar cualquier comportamiento o síntoma fuera de lo común, sobre todo si ha tenido pseudogestación otras veces.

Una vez confirmada esta alteración tenemos que:

  • Retirar peluches.
  • No tocar la mamas para no estimular la producción de leche.
  • Evitar que se lama las mamas (estimula la producción de leche también).
  • Reducir la ingestión de agua.
  • Reducir los hidratos de carbono.
  • Aumentar la cantidad de ejercicio diario.
  • Evitar que haga el nido.
  • Perejil fresco (esta planta reduce la producción de progesterona).
  • Darle mucho cariño ya que es una situación muy estresante para ellas.

Tratamiento del embarazo psicológico

En muchos casos los síntomas van desapareciendo poco a poco sin más repercusión, pero en cambios de comportamiento graves, exceso de producción láctea o mastitis, será necesario acudir a consulta para un tratamiento con fármacos específicos.

El tratamiento habitual es medicar con antiprolactínicos, que son medicamentos que sirven para inhibir la prolactina y reducir la producción de leche. Hay que tener en cuenta también que todo este proceso y la medicación suponen muchos cambios hormonales que pueden desembocar en infección de útero, mastitis y tumores mamarios si no le ponemos solución y la solución principal es esterilizar a la hembra, ya que suele producirse la pseudogestación celo tras celo.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *