¿Qué hay de cierto en los nuevos estudios del COVID-19 en animales?


El COVID-19 sigue estando en boca de todos, y lo que aun nos queda. Siguen apareciendo numerosos estudios e informaciones que indican la posible transmisión a animales domésticos, algunas no muy acertadas y que hacen que el pánico aparezca entre los propietarios de animales.

El COVID-19 es una zoonosis

A estas alturas parece que está claro el origen animal de esta enfermedad y es que, el ARN del virus SARS- CoV-2 (responsable de la misma) tiene una gran similitud al encontrado en algunas poblaciones de murciélagos de china. Por esta razón, se piensa que este animal ha sido el hospedador inicial de virus, aunque en la época en la que apareció la enfermedad no había colonias activas, por lo que otro animal debió actuar de hospedador secundario y transmisor al ser humano, aunque se desconoce el tipo de animal.

Lo que sí se sabe es el origen del foco, que fue un mercado de la localidad china de Wuhan, donde se venden animales vivos, los sacrifican y faenan en el mismo lugar, siendo una situación muy estresante para los animales y un foco de numerosos gérmenes.

¿Y los animales domésticos qué papel tienen?

Conocer qué papel tienen los animales, sobre todo los domésticos, en la transmisión y su susceptibilidad de padecer la enfermedad, es importante para evitar pandemias como esta y conocer mejor como actúa el virus.

En el caso de animales domésticos, todavía no existen suficientes evidencias ni estudios que determinen que pueden ser transmisores y padecer la enfermedad, por se siguen haciendo estudios para ver qué papel pueden tener diferentes animales, como perros, gatos y hurones, en la transmisión del virus.

Por esta razón, hace poco han aparecido diferentes ensayos realizados en diferentes animales (perro, gato, hurón, cerdo, pato y pollo). El problema es la interpretación de los datos que dan los medios de comunicación, lo que hace que salte la alarma en propietarios y provoque situaciones horribles, como el abandono de millones de mascotas en todo el mundo.

Para que quede claro en qué consisten estos ensayos, aun pendiente de revisión y no publicado, vamos a hacer un resumen para que queden claros los resultados.

Se ha determinado que los gato y hurones son las especies más susceptible, ya que en hurones y gatos se había replicado el virus en tracto respiratorio, sin manifestar síntomas graves y, en el caso de los gatos, podía haber transmisión entre individuos. En el caso de los perros, estos eran apenas susceptibles y el resto de especies nada susceptibles.

En otro estudio realizado en Wuhan a partir de 102 gatos de propietarios positivos, se determinó que el 14% eran positivos al dominio de unión del receptor, pero no se encontró en muestras de nasofarínge o anales. De todas formas, el 14% en 102 gatos no resulta una muestra muy representativa de toda la población felina.

Otro estudio más actual es el realizado de forma experimental en gatos a los que se le inocula vía intranasal profunda 1 ml de saliva de una persona positiva, con una alta carga viral. Los gatos dieron positivo al virus y 1 manifestó sintomatología pero, esta situación es difícil que se de de forma natural, ya que una persona positiva debería estornudar en el orificio nasal del gato…lo cual dudo que alguien lo haga…espero. De nuevo, este ensayo no es representativo y no muestra situaciones que pueden darse de forma normal, por eso está en revisión.

Mientras tanto, el laboratorio IDEXX ha analizado muestras de perros, gatos y caballos a través de PCR, sin resultados positivos (4000 muestras) en EEUU y Corea del Sur.

Dicho esto, hay que tener cuidado con la información que leemos y no debe cundir el pánico, por el momento es pronto para determinar que gatos o perros podrían ser transmisores, pero es más cierto que nosotros somos los que se la transmitimos a ellos y, que afortunadamente, no manifiestan síntomas. Por tanto, cuidar mucho de vuestros peludos, ya que ellos son de los pocos que nos dan alegría estos días de confinamiento.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *